martes, 24 de febrero de 2009

RESEÑA DE MI COMPETENCIA EN EL RANCHO SANTA ELENA.

Me levanté temprano como a las 5.30 con los nervios de siempre, ya que siento que no voy a llegar a la carrera. Nos alistamos y salimos rumbo a Coapa para pasar por Ricardo y Víctor a las 6 en punto. Cuando llegamos ya nos estaban esperando con mucho entusiasmo.

Durante el trayecto a Hidalgo venía un poco sacado de onda por la niebla que había en la carretera, lo que no pensé de la niebla, era que nos estaba prediciendo cómo iba a estar el clima en Santa Elena.

Llegamos a Santa Elena temprano y con un frío bárbaro, nadie se lo esperaba, pero de verdad que estábamos como a 5 grados o menos.

Después de eso nos inscribimos, caminamos muchísimo, ya que del estacionamiento a la zona de inscripciones se me hizo como 7 kilómetros.

Saludamos a medio mundo como siempre, a mis rivales, a sus papás y mucha gente que me apoya aunque no se su nombre. Es chistoso pero todos con excepción de Sebastian Ochoa, somos muy buenos amigos fuera de la pista y dentro de ella somos los peores enemigos, pero al final de la competencia todos nos felicitamos.

Nos formaron como a las 10.30 y la primer categoría arrancó casi las 11, y nosotros iniciamos como 45 minutos después, y el frío calaba grueso, al grado que nos tuvimos que poner de nuevo las chamarras y hacer ejercicios de calentamiento una vez mas.

El relajo de siempre con el ranking, los papás viendo a Víctor para que sacara su ranking, ya que todos los años lo lleva y como que tiene acostumbrado a los papás y jueces. Que bueno que lo traía en su teléfono.

Me tocó en la segunda fila, arrancamos, como siempre, no se que me pasa pero se me metió medio mundo, en la primer curva casi tiro o mas bien tiré a una niña que me venía picudeando, ni modo no fue a propósito, pero tiró hasta la banda. Terminé la primer vuelta desesperado porque no me dejaban pasar, voy como doceavo. Con el gran apoyo de Víctor, Ricardo y mi Papá me alientan para echarle ganas. Segunda vuelta, en la subida logró quitarme como a tres, y en la bajadita y con muy buena suerte para mi, se cae Lizardi y lo rebaso. Tercera vuelta, pasa por mi mente que lo mío es la subida, le eché las ganas del mundo y me quito como a cuatro o cinco incluido el chavo de Tabasco que cómo se aferra. Ricardo me dice que rebasando a estos competidores me coloco 5º y así fue. Terminé la carrera fundido, hace mucho que no terminaba así. Fue un podio que cómo me costó trabajo.

Ya de regreso nos paramos a comer barbacoa, escuchamos que Cruz Azul va goleando y es lo último que recuerdo porque me quedé bien jetón. Hasta la próxima. Pinpin Ramos