viernes, 3 de agosto de 2012

Breve Reseña de carrera en Villa Victoria por Daniel Cortés

Breve Reseña de la 4ta. fecha en Villa Victoria, EdoMex Todo empezó con una invitación de parte de Juan Pablo unas horas antes de que iniciara dicha competencia. He de decir que aunque pensaba hacer fondo en la bici de ruta este mejor plan me movió desde el inicio. Desvelado por compromiso nocturno y solo logro dormir unas 4 horas. Marchamos hacia Villa Victoria y descubrimos un bello lugar. Todo el parecía un lindo pastizal, tierra compacta y dos lagunas flanqueando la competencia. A pesar de que el fin de semana traía 3 competencias de montaña aquí se había congregado mucha gente por lo que pensábamos sería facilísimo no lo resultó tanto. Inician los acomodos y señalamientos de grupos a partir. Sale JP y lo despedimos con gran algarabía. Pierdo el tiempo intencionalmente por un rato y cuando me doy cuenta, hay pocos corredores aún sin salir, busco a mi categoría y me doy cuenta de que no están, pregunto y me comentan que tiene 10 minutos que salieron. Salgo hecho una furia, enojado, molesto, y pedaleo tan fuerte como puedo, no me da tiempo siquiera de poner el monitor. La cola de la carrera me hace ir más lento de lo que hubiera querido; sin embargo logro rebasar a cuenta gotas a los corredores; sin embargo, mi desesperación aumenta al no encontrar a ninguno de mi categoría después de 2 vueltas, en verdad tenía mucho que me habían dejado. Pista corta pero no tan simple como creíamos, aunque no es nada técnica el lodo es un adversario, bicis sumergibles en lodo que llega hasta más de 30 cm en algunas secciones hacen difícil el pedaleo; solo queda recordar, si yo tengo que penar por este lodo, los demás también así que me digo: deja de quejarte y pedalea. Yola y los Gama con todos sus pequeños primos me dan alicientes cada que paso. Niños gritones que vociferan tu nombre y que se escuchan hasta muy adentrado en el bosque te hacen aligerar la carga. Para la última vuelta trato de disfrutar la competencia, bonitos senderos, bellas lagunas, árboles que esquivar y llego a la meta. Yola sabe de mi decepción y sabe que venía a ganar pero tratamos de verle el lado bueno a las cosas y no dejamos que eso nos arruine el día. Después de disfrutar un poco del día empezamos a recoger las cosas para la graciosa huida, más gracioso fue el hecho de que suena mi categoría en la premiación y de entre nosotros alguien dice –Imagínate que ahora digan tu nombre- Empezamos a reir. Cuando de repente eso se escucha a lo lejos sin ser eco. Aunque no alcanzo premiación en efectivo alcanzo un tercer lugar de mi categoría igual que JP en la suya. Para la otra estaré de encimoso en la línea de meta aunque me odien pero no volveré a salir tarde; pero como siempre, lo importante es ¡poder rodar!