miércoles, 9 de junio de 2010

Reseña de la Ruta del Cóndor

Oscar Plascencia nos manda su reseña de la ruta del Condor en la que participaron varios "pumas rasurados"* el pasado domingo 6 de junio.
El CONDOR
El día previo a la salida al Cóndor me había portado bien, estuve de hacendoso con tal de obtener el anhelado permiso y bueno siempre es mejor pedir perdón que pedir permiso así que prepare la bici, y los avituallamientos sobre todo los geles que no se fueran a olvidar, las llantas bien infladas y la cadena lubricada.
Como buen mexicano deje la inscripción al último, y llegue justo a tiempo, a prisas me inscribo y salimos rumbo a Xochimilco – Tlahuac una paso fastidioso por lo mal del asfalto pero es parte de la ciudad y ni modo. En esta ocasión éramos seis pumas: Juan Pablo, José Antonio, Hugo, Carlos y Oscar además del papá de los Hermanos Gama que en esta ocasión nos acompañaba en el vehículo de apoyo.
Al iniciar el ascenso al primer puerto de la loma me sentí bien a rueda de los hermanos Gama, subíamos juntos a excepción de Hugo que como siempre adelante, obvio había que tomarlos de gregarios de lujo, después de un rato alcanzamos al puma faltante y nos entro un poco el pique llegamos entre los primeros diez y a esperar a los atrasados; bajamos a Oaxtepec y el clima se ponía caliente poco a poco.
No paramos en Oaxtepec seguimos de largo, es el ciclismo de ruta es importante rodar en grupo y todo el equipo puma lo hizo, debido a que en Yautepec hay un buen tramo de plano y se rueda rápido y es importante ir cortando el aire; Nos aproximamos al temido cañón de lobo, para entonces la temperatura empezaba a hacer estragos aunque no estaba tan caluroso como en la carrera de la semana pasada, como siempre empezaron los jaloneos decidí no ir, no traía en las piernas el fondo suficiente como para aguantar a los más jóvenes, pero no podían faltar los hermanos Gama y se hicieron presentes en el cañón de Lobos, Juan Pablo fue el segundo en saludar la cima del puerto. Poco más adelante hubo avituallamiento sólido y a esperar a el grupo.
Salimos rumbo a la cuidad de la eterna primavera por la autopista hasta llegar al monumento del caballo de Zapata que da inicio a la ultima parte de la ruta donde hay una parada para recargar ánforas y bajar un poco el calor. Como en todos lados nos tienen invadidos la familia michoacana, fui a buscar un buen litro de agua de Jamaica y una paleta para ponerle hielo al gatorade.
Empezamos a subir y el calor empezó a cobrar factura me sentí cansado, empecé a utilizar los geles que me ayudaron un poco; El paso se hacía cada vez más lento, subía como las calificaciones de la escuela no pasaba de seis kph, sabía de antemano que no terminaría la ruta no había yo hecho fondo en más de mes y medio y es una locura tratar de llevar el organismo al extremo, la recuperación no será de uno o dos días sino de una o dos semanas, por lo que decidí tomar la ayuda ofrecida pero no sería la de la barredora estilo guajolotero sino que hay estaba esperándome una land rover y ni modo de decirle que no, ese si es estilo de viajar, al poco rato nos alcanzo Hugo y le invito del último gel que tengo. Llegamos a tres marías a las 14.25 pm y como siempre Juan Pablo entre los primeros seguido por su hermanito. Hugo llego un poco más atrás y Carlos… espero que no siga rodando por Cuernavaca. Próxima parada la QH.

* El término "puma rasurado" es en alusión a una de las primeras participaciones de Juan pablo Gama en las salidas de ruta de guepardos en la que llegó en segundo lugar y no podían creer que un ciclista de montaña de pumas les hubiera ganado y demostrado su calidad, por lo que en la reseña de guepardos lo mencionaron sorprendidos de como "un puma rasurado" no se dejó vencer. A partir de ese día bromeamos con Juan Pablo al respecto.