viernes, 23 de octubre de 2009

Reseña de Víctor Frías de su participación en la Popobike

Para mi esta carrera empezó desde un día antes ya que como Metepec está a una hora de Oaxtepec, nos fuimos desde el sábado, bueno mas bien me fui de pegoste con la familia de Felipe ya que amablemente (como siempre) me ofrecieron aventón al Capulín (así le decimos a las casas en Oaxtepec).

Llegamos al Capulín como a las 11am y la primer sorpresa es que vemos a Ricardo con Adriana, Brenda y Fanny, ya que por el no circula sabatino tuvieron que madrugar. La segunda sorpresa fue que Ricardo nos comentó que va a competir el domingo en el recorrido de 26 kms, y pues ya saben las bromas no se hicieron esperar, pues todos los ahí presentes entiéndase Pinpin, Felipe y su servilleta estábamos inscritos en ese recorrido.

Así pasó la mañana y tarde, y como a las 6pm se tuvo que retirar Ricardo hacia Atlixco pues amablemente Juan Carlos le reservó a el y a su familia una habitación en aquellos lares. Pero no tenía ni hora de haberse retirado cuando llegó Andrés y Víctor Ortiz a la casa de Felipe. Así transcurrió el sábado hasta que decidimos dormir como a eso de las 11pm, y recuerdo que dijimos que nos veíamos a las 9 para irnos a la carrera.

Como a las 8am del domingo oí que llegó Mauricio y me apuré para estar listo a la hora acordada, ya saben, un baño, un desayuno, los geles, el ánfora, el polar, el casco, los zapatos, lentes obscuros y por último cambiarme y ponerse “la piel”.

Desayunamos con cierta calma pues el cotorreo está bueno, las bromas están a la orden, pues como saben Pinpin va a hacer el recorrido de 26 al igual que la mayoría incluido su Papa y en la última competencia Pinpín alcanzó y rebasó a su Papá.

Pues salimos hacia Metepec en dos carros, en el de Felipe va toda su familia incluidos los abuelitos y en el otro Andrés, Mauricio y los dos Victors, la verdad íbamos tranquilos y no pensamos en la hora pues por estar oyendo a Bob Marley and the Wailers no recordamos que las inscripciones cerraban a las 11 am.

Llegamos a Metepec y lo primero que hace Andrés y Víctor después de estacionarnos es correrle para inscribirse, pero oh sorpresa las inscripciones están cerradas y deciden cambiar de plan, el cual consiste en hacer el recorrido de “gorrita de café” junto con Mauricio, por lo que a ellos ya no los ví pues arrancaron minutos antes para no estar con todo el contingente.

Los si inscritos nos alistamos dentro del estacionamiento, ya saben aceite, ir al baño, llenar ánforas y definir el plan de carrera debido a que Pinpin decide irse solo en el recorrido y no escoltado por mi como lo habíamos planeado.

Llegamos al zócalo de Metepec, vemos a todas las familias, nos dicen que Juan Carlos, Juan Pablo y José Antonio arrancaron a la hora prevista.

11:50 am nos vamos a la zona de arranque, y ahí estamos Felipe, Pinpin, Ricardo, Diego, Jorge Alberto, José Antonio junto a como 1000 o mas competidores. A Socorro, Alberto y José Luis ya no los vimos pues ellos los arrancaron unos metros atrás.
Arrancamos, que inmensidad de gente, cuesta al principio rebasar a tanta gente, no me olvido de Pinpin y empezamos a hacer equipo para abrirnos paso, ya saben ¡paso a tu izquierda! ¡paso a tu derecha! ¡por en medio! Ahí dejamos a su Papá, Ricardo y Jorge Alberto, hago tan bien mi labor que en cierto momento le digo a Pinpin que me pase y órale que me empieza a dejar, y cada vez lo veo mas lejos, ahora entiendo por que se quería ir solo…

Para ese momento de la competencia, estábamos en el ovni pero es el kilómetro 3, falta un chorro, así que decidí armar un plan distinto porque de “soltarle” me iba a fundir luego luego máxime que no calentamos bien, así que decidí irme a mi 92% de mi frecuencia cardiaca.

Como al kilómetro 10 alcanzo a Mauricio y le pregunto por Pinpin y me dice que está como a cien metros, así le sigo hasta que lo alcanzo ya casi en el regreso a Metepec que es aproximadamente en el kilómetro 13, lo veo cansadón pero entero, por lo que me sigo, luego de esto alcancé a Andrés y luego a Víctor Ortiz, en ese momento decido tomarme el gel, justo en ese momento me alcanza Ricardo y ¡ah caray! Se ve entero y bajando bien, así nos fuimos unos kilómetros y el gel me empezó a hacer efecto ¡que bien se siente esa cosa! Te reanima cañón, al grado que empiezo a dejar a Ricardo. Ya para esto faltaban como 7 kilómetros para terminar y luego luego se nota pues empieza a haber mas gente en la pista, que por cierto no para de echarte porras.

Termino mi recorrido, luego de dos minutos llega Ricardo, pero la incertidumbre era si Felipe había alcanzado a Pinpin, pero no fue así llega Pinpin primero y después Felipe. Lo bueno es que ahora no apostaron.

El que nos llegó a preocupar fue Juan Carlos pues a pesar de que su recorrido fue el doble que el mío ya llevaba varias horas de retraso. Lo bueno fue que no pasó a mayores, tuvo a bien recordar su anterior equipo, pues por algunos calambres que sufrió, tuvo que detenerse en algunos tramos de la pista, y lo mejor es que con todo y los calambres no fue el último de su categoría.

Así fue mi experiencia en esta carrera, en la que no me preparé como en otras y me fue como nunca, ya que tenía mucho rato que no sacaba un buen resultado.