jueves, 17 de julio de 2008

Reseña de la carrera del serial Nacional en Creel

Con algo de retraso pero aqui les va mi reseña.

Enmedio de un ambiente muy festivo, con un día muy soleado contrario a lo que se esperaba y enmedio de los mejores ciclistas del país, ahí me tienen orgullosamente portando el jersey puma. La pista es una de las más bonitas del mundo (quienes han tenido la oportunidad de visitar otros páises asi lo aseguran, inclusive algunas revistas especializadas reconocen que la sierra Tarahumara es el mejor lugar para el ciclismo de montaña), con una longitud de cási 12 kilómetros por vuelta (en el caso de mi categoria) con un desnivel acumulado de 350mts y a 2,400 msnm. El arranque se dividió en dos grupos, siendo en esta ocasión el de principiantes, intermedios y avanzados el que arrancó primero, a las 10 am. luego a las 12:30 arrancó el segundo grupo, en donde me tocaba a mi.

El inicio fue plano para salir del pueblo y acercarnos a la zona boscosa, por lo que todos salimos a todo vapor, jalando muy fuerte los que son más ruteros, llegando a un poco más de 40 kms/hr. los punteros. Luego nos tocaba la subida del panteón que parecía inofensiva, pero vaya que exigió piernas y pulmones, pues veníamos encarrerados de la parte plana y era el recibimiento a lo que vendría despúes. Subidas cortas pero muy demandantes, desniveles en curva, columpios y single tracks verdaderamente hermosos.

Y ya saben todo lo que sube tiene que bajar asi, que a poner en práctica lo aprendido en el cerro de la estrella, pues hubo dos bajadas especialmente complicadas: la del chachámuri (serpiente venenosa endémica, de la familia de las cascabeles) y la resbalosa. La del chachamuri es una bajada de cási 60 metros muy inclinada, de piedras sueltas y zigzagueante los primeros 20 metros, en donde no tuve la técnica ni el "huevometro" bien puesto, por lo que tuve que caminar esa primera parte, para luego subirme y bajar a toda velocidad en línea recta como tobogán. La resbalosa, es la otra bajada que marca la terminación del single track y te da la bienvenida al pueblo y es el indicador de que ya estas a 500 metros de la meta. Esta bajada es famosa justamente por la superficie de piedra que se humedece con el agua que baja del cerro y se pone como si hubieran tirado jabón, por lo que el comité organizador dispone espolvorear aserrín para evitar accidentes, pues ya ha cobrado varias víctimas con fracturas de muñecas, clavículas, piernas y costillas. En esa bajada se reune mucha gente que gusta del espectáculo de ver bajar como saetas a algunos y caer espectaculármente a otros y te anima con sus gritos, pero también te exigen "suéltale, suéltale" como si supieran lo que significa... Afortunadamente me tocó ser de los que bajaron sin problemas, enmedio de gritos de "venga pumas", o "arriba el américa" (sic).

En fin, la verdad me divertí mucho y gocé la competencia y el paisaje. En mi categoría fuimos 19 corredores y solo terminamos 15, ubicándome en el 14 (¡¡uff!!, libre no ser el último). Me sentí bastante bien y con fuerza, pero el nivel de los otros esta verdaderamente fuerte y para como ando en estos momentos quedé más que satisfecho con mi actuación personal, que me permitió completarla sin dificultades.

Espero que en la siguiente versión de esta carrera podamos ser más y disfrutar de este bello lugar.

las fotos las tomó Danny Boy de mountainbike.org.mx