viernes, 1 de noviembre de 2013

POPOBIKE 2013 METEPEC




Como cada año, agradezco a Juan Carlos por el hospedaje de toda mi familia, con mucho gusto acepto la invitación y trato de cumplir con mi profesión lo mejor que puedo (Entrenador). No hay mejor pago que verlos triunfar a todos como atletas, como personas, como amigos y como “PUMAS”. Gracias!

POPOBIKITA



Hermosa tarde, el Popocatepetl cubierto de nubes multicolores, pasaban sobre el “OVNI” llenas de energía, de agua, de viento…inicia la competencia infantil, en un marco esplendoroso. Los pequeños pumas se asoman sus primeros pasos…Oscarin y Víctor, junto sus padres orgullosos completaban un circuito de montaña; montados en triciclos…augurio de veloces felinos, prometen ser implacables.





Diego y Dany se presentan, sin saber a la pista, sumamente difícil y muy demandante. Arranca en un descenso los pumas se aferran a los primeros 5 puestos, se enfrentan a los mejores infantiles nacionales, continua el asenso (yo continuo de cerca escoltando sobre mi bici) observo que nuestros muchachos son mejores en subida, así es que comienzo a planear el ataque. 


Después de la siguiente bajada sobre pasto, aconsejo a los niños empezar a presionar para la próxima subida, acomodando los cambios de cada uno con respecto a su fortaleza y agilidad. 


Dany es más fuerte, mucho carácter y determinante. Diego es menos fuerte, pero mas ágil, su carácter aguerrido; anima a Dany a seguir juntos a la caza del “primero” que junto con 3 más habían escapado. Uno a uno fueron alcanzando, nuestros pequeños pumas remontaban lugares (la pista era de 3.5 km), nos encontrábamos a escasos 1.5 km de la meta, estaban tras el tercer puesto a 10 metros. Dany fue el primero en atacar pero el pasto era un inconveniente y tubo que desmontar, Diego con más tranquilidad siguió el paso sin bajarse de la bici en una subida muy técnica rebasa al 3er sitio. Volteo y me detengo a animar a Dany, se ve seguro de retomar fuerzas, lo impulso y con lo poco que faltaba hacia la meta me adelanto con Diego; le pregunto como está? El me dice que con el 3ero basta. Entonces le animo a que no se conforme e intente algo más, le pido paciencia y le aconsejo nuevamente atacar en la última subida. Callado me mira y toma un paso seguro y conservador; al iniciar la subida cambia correctamente las velocidades y ataca sin piedad…el rebase es abrumador y se dirige sólo hacia la meta. Lo miro alejarse y doy la media vuelta, regreso con Dany a la distancia se ve fuerte, lo espero y veo su rostro tranquilo y seguro de haber hecho una excelente carrera. 


Al final me reencuentro con las familias, los gritos y las porras. Me senté junto a mis hijos en el pasto, medité un poco en lo ocurrido y otras posibles alternativas tácticas, fallas, aciertos; al fin son niños. Me levante y fui por un helado gratis, como si yo fuera un niño…