viernes, 31 de julio de 2009

Metropolitano Acaxochitlan


Hola a todos:
Antes que nada una disculpa por la tardanza de la reseña pero estuve muy ocupado esta semana, pero en fin.
Empiezo con mi travesía cuando Felipe pasó por mi a la caseta y todo el camino fue de pura grilla ya saben, que el reglamento, que los que compiten, que las categorías, pero a fin de cuentas parte de la esencia de un equipo y nada personal, solo puntos de vista y la idea de cada quien.
Llegamos y nos fuimos a inscribir, ya saben Felipe hablando con medio mundo lo pequeños preparándose.
Arranca PinPin en cuarto o quinto lugar pero en la primera subida remonta a tercero donde se mantiene durante toda la competencia, muy reservado, al final me entero que era estratégico ya que el tercer lugar le bastaba para obtener el campeonato metropolitano y no se quiso arriesgar a una caída o cualquier otra cosa, así que ahí tienen a el campeón metropolitano del 2009, FELIDICADES.
Después salimos Felipe, Víctor Ortiz y yo (Andrés), al menos yo un poco mentalizad al tipo de pista a la que me enfrentaba y tratando de buscar la revancha en esa pista la cual me había hecho pasar un mal momento hace un año en la apertura de los nacionales en el 2008.
En la primera vuelta salgo con todo, a buena velocidad al ritmo del grupo pero me la pista esta lodosa con ese lodo que parece jabón, donde en bici es casi imposible subir y caminando se resbala uno, las subidas empinadas y largas, los descensos con el lodo que les conté hace que uno tenga poca estabilidad pero al menos no me caí, aunque dos descensos preferí bajarme, por que a los de adelante vi como volaron y no se veía agradable la escena, para cuando inicie la segunda vuelta ya se me estaba acabando el gas, así que le baje al ritmo por que como presentía la tercera vuelta iba a ser un infierno, ahí fue donde Felipe me alcanzó pero como Felipe y yo nos llevamos me iba pegando con su llanta a la mía y el camino estaba ancho y ya saben diciéndole de cosas “Haa tanto espacio y tienes que estar encima de mi” algo así pero con otras palabras y cuando volteo lo veo y ya saben risa y risa. Después me lo volví a encontrar y otra vez me empezó a molestar, cambio la voz y me estaba diciendo pista pista y el camino estaba ancho una vez mas y se la volví a recordar y otra vez risa y risa, pues déjenme decirles que eso fue lo único divertido de la pista, por que la ultima vuelta estaba realmente cansado, las subidas interminables, hasta el momento es la pista mas difícil a la que me he enfrentado, ni siquiera los maratones se me han complicado tanto, en fin la pista me volvió a vencer, ya será para próxima, todos acabamos molidas y casi cerramos la pista nosotros, pero ninguno abandonó. Richard se puso en un lugar estratégico dándonos agua pero en la ultima vuelta lleno la cantimplora de coca por que ya tenia hambre y necesitaba azúcar, cuando mi cuerpo recibió la coca sentí como se absorbía.
En el pueblo nos fuimos al tianguis y comimos guisados, nos supieron a gloria, admito que esta ves gorrie la comida por que se me acabo el dinero, pero se las debo, el regreso muy tranquilo salvo que nos metimos en caseta en la de autos con las bicis arriba y las tuvimos que bajar y todo mundo refrescandonosla pero ni pex parte de viajar.
Por ultimo agradecer a todos mis compañeros de aventuras y desventuras por ser parte de estas experiencias que realmente no tienen precio.

jueves, 30 de julio de 2009

¿qué pasa si hacemos trampa?

Estimados me encontré este video que esta por demás claro de las consecuencias de hacer trampa.

http://www.youtube.com/watch?v=ldTInesoab4

Saludos y es mejor un tercer lugar que terminar bañado en el río.

jueves, 23 de julio de 2009

Reseña Tepoztlan

Felipe Ramos nos manda su reseña de la pasada carrera del metropolitano en Tepoztlán.

Rugió el puma en Tepoztlán Morelos llegamos temprano Ricardo, Mauricio, Olivia (y fam.) Víctor Ortiz y 2 camaradas, la familia Gama y los Felipes para instalar el campamento, Mauricio no corrió por una dolencia en su rodilla pero nos apoyo en la pista junto con Ricardo, el primero en participar fue Felipe jr. En infantil C en una pista rápida y técnica , arranco mal por estar poniéndose sus guantes pero se recupero para la ultima vuelta rebaso y sé coloco en 1er. lugar y con este resultado se perfila para obtener el campeonato del serial metropolitano siempre y cuando saque un buen lugar en Hidalgo.Despues corrimos los demas pumas en una pista de casi 10km. y una temperatura según mí polar de 38º grados de camino ancho en un buen porcentaje, single track y algunos droops con sus buenas descolgadas en rampas, tenia sus ascensos tendidos no con mucha inclinación pero cómo se me dificultaron, lo bueno es qué estaban en una zona boscosa refrescante(sí como no), también tenia su bajada que te invitaba a soltarle lo malo era qué tenia piedras y pequeños canales hechos por la lluvia un poco antes de esta zona me rebaso Víctor Ortiz pero le toco morder el polvo en la bajada, lo pase preguntándole sí estaba bien o necesitaba apoyo me dijo qué estaba bien y le seguí dando y vaya qué le vino bien la caída me volvió a alcanzar para la 2ª vuelta y ahí nos fuimos hasta qué me aventó lamina y aterrice pero sin consecuencias, yo tuve la culpa por querer madrugarle y de ahí para delante me fue abriendo hasta que lo perdí de vista, que le acelero en una bajada en single track y que vuelvo a aterrizar me di un golpe en el pómulo y el muslo izq. Me levante aturdido pero a seguir pedaleando, fui lapeado por Juan Pablo qué paso fresquesito y ya no me dio tiempo de alcanzar a Ortiz qué anda muy bien y le tuve que dar su terapia motivacional al superarme. A esta altura de la competencia entre en un estado de alucinación de una coca cola y/o cerveza bien frías, de unas kekas y de estar en una alberca, ya lo qué quería era terminar, al llegar a la meta me entero qué Olí se cayo y posiblemente tenga dislocado el hombro lo cual nos saco de onda a todos los integrantes ya que se retiro con un vendaje para su buena fortuna solo fue el golpe según nos comento después en el blog ojala se recupere pronto.
La sorpresa la dio el papa de Juan Pablo, José Gama al obtener el 4º lugar en avanzados 50 digo sorpresa por qué sí la memoria no me falla es su segunda carrera de xc (la 1ª fue en el Ajusco y también obtuvo podio) ojala se anime a participar más seguido ya qué esta sacando la garra y le ha ido bastante bien obteniendo podios.
Los lugares obtenidos por los pumas fueron:
Femenil Avanzadas Oliva Rentaría – Abandono por caída
Infantil C- Felipe jr. 1º lugar
José Gama- Avanzados 50 -4º
Juan Pablo Gama- Elite -5º
Felipe Ramos- Master 40- 4º
Víctor Ortiz Avanzados 30- 13º
Y los 2 camaradas de Ortiz qué corrieron por 1ra vez en principiantes perdón por olvidar sus nombres pero convivieron con los pumas y ya para finalizar quiero agradecer a Ricardo, Mauricio y la Familia Gama por el apoyo brindado durante el desarrollo de la competencia y a seguir entrenando nos vemos en Hidalgo Acaxochitlan.
SALUDOS EQUIPO

miércoles, 1 de julio de 2009

reseña Bike Marathon del Oro

El sábado 27 de junio se emprendió una nueva odisea por los pumas, participando en el Bike Marathon en “El Oro”, Edo de México. En esta ocasión llegaron a la cita Andrés, Hugo, Eusebio, Juan Pablo y el que escribe (Victor Ortíz).
Esta competencia inicia muy temprano, pues todos salimos de la ciudad alrededor de las 6:30 a.m., la llegada a El oro fue alrededor de las 9:30 a.m., por lo que apenas estábamos a tiempo de recoger nuestro kit de inscripción. Cabe mencionar la excelente organización, pues se encontraban personas señalando las desviaciones necesarias para llegar a la presa Brookman, el patrocinio de bebidas isotónicas, un ambiente cordial entre los corredores, magnifica la vista de un bosque de coníferas por todas partes, además del vaso artificial que como toda presa de derivación, sirve para algunos deportes acuáticos.
Una vez dadas las 10:00 a. m. se llamo a formación, en la que las recomendaciones de Ziranda eran las de un biker profesional y comprometido con el evento en cuestión, es decir, los ascensos son lentos, no se desesperen, hidrátense, etc,etc. Es así que se da la salida con la presencia de más de 3 centenas de corredores (tal vez 4 centenas) que entusiastas parten a paso lento, pues el arranque no puede ser de otra forma para esta modalidad. En los primeros 200 metros pude observar que los punteros ya estaban en el primer kilometro, entre los que se encontraban nuestros camaradas Hugo, Eusebio y Juan Pablo. Junto con Andrés hicimos los tres primeros kilómetros juntos, pues en ese kilometro pierdo el control de la bicicleta y la caída me cobro con dolor agudo que me llevo varios minutos recuperarme y continuar con esta empresa. Al dar alcance al pelotón principal ya se iniciaba con el arduo ascenso, para lo cual los primeros kilómetros fueron un poco complicados, pues el número de personas en el camino hacia difícil tomar un ritmo adecuado, al menos para mí, pues de quedar rezagado, debía dar alcance; o al menos quedarme en el intento, a mi coequipero (Andrés). Fue así, que al recorrer metros y metros de ascenso, fui recuperando terreno, dando alcance a muchos de los camaradas.
Al iniciar los primeros descensos, al menos perdí cinco posiciones, pues como ya es de su conocimiento, aun no desarrollo mi talento en el Down Hill. Aun con la desventaja de descender despacio, en las subidas del kilometro 10 en adelante, solo recuperaba posiciones, aunque los más experimentados en varios puntos me aconsejaban bajar el ritmo, pues según su experiencia, no tardaba en reventar, incluso en el kilometro 17, el pequeño grupo de cuatro que rodábamos juntos, o al menos al mismo ritmo, aflojaron y me recomendaron que hiciera lo mismo, me sentía bien y en cierta forma me estaba reservando para el cierre, mala decisión, pues desde que me registre escogí la ruta de los 20 kilómetros, y pese que en el proceso de inscripción el amigo Andrés me sugirió me cambiara de modalidad, hice caso omiso lo que me cobro la factura.
Durante el recorrido muchos biker de diferentes lugares de la zona centro del país hacían su recorrido, algunos platicaban sobre sus odiseas en el Ajusco, el cerro del Tepeyac, etc. Comentarios que quedaban a medias, pues su ritmo de pedaleo era más lento que el mío, algunos haciendo alusión a las recomendaciones de Ziranda, sobre pedalear a un ritmo que no mermara en ninguna forma la condición física y sobre todo la salud. Llego el momento en que cerca del kilometro 18 un par de camaradas a los que presione un poco, y no por picudo, solo que se prestó el momento, la posición astral o como ustedes le quieran llamar, dijeron: …ese puma lleva buen ritmo, lo que es estar chavo… y no, no era la edad ni los chochos, sino las ganas y entusiasmo que te inyectan las buenas vibras de los niños locales …vamos pumas… y lo fumado que puede estar el cerebro de cada quien, a todos los corredores se les apoyaba, pero al paso del estandarte que portamos, la comunidad sabia quienes pasaban por su gran imperio.
Jamás di alcance al amigo Andrés, solo por momentos lo podía divisar a lo lejos durante los ascensos, pues en cuanto los descensos se hacían presentes, mi coequipero volaba. Así llegue al kilometro 18.5, y con ello la desviación de los 20 kilómetros. El reservar energía por momentos me dejo poco satisfecho, pues la ya mencionada desviación trajo consigo un descenso rápido y seguro. Bueno, aun así, un camarada me presiono en la última bajada y que me rebasa, lo que me quedaba hacer era darle alcance de nuevo y recuperar la posición que ya me había ganado, y si, en el ultimo kilometro lo presione tanto que en los últimos 300 metros aflojo tanto que hasta me metí con todo y bicicleta a la zona de descanso, porque me fallaron los frenos (buen cierre este).
Es así, que me toco esperar durante una hora la llegada del amigo Andrés, quien se rifo como los grandes. Alrededor de las 2:15 horas arribo Juan Pablo, intercambiamos algunos comentarios, y seguimos en la espera, 8 minutos después (más o menos) arribo Hugo y cumplidas las 2:40 horas desde que inicio el maratón llego Eusebio. Minutos más tarde llego Andrés y con ello y, después de un breve descaso procedimos a prepararnos para regresar al D.F. claro sin dejar de pasar a tomarnos un refrigerio en El Oro, donde nuevamente nos encontramos con Hugo y Eusebio (junto con un par de camaradas con quien viajaban). Intercambiamos algunos comentarios sobre como estábamos cada quien físicamente, la satisfacción que nos trae esta experiencia y cosas varias. Durante el regreso una tormenta que hizo lento el flujo vehicular, pero sin contratiempos.
Por lo pronto, no vemos en la próxima cita.
Saludos. Víctor Ortíz